Implantes por ordenador

Con el término de implantes por ordenador se entiende la colocación de implantes en el paciente siguiendo una planificación previa simulada en el ordenador.

Desde 2002, en la consulta hemos implantado la aplicación informática necesaria para planificar, diseñar y colocar implantes basándonos en imágenes tridimensionales.

Pero en 2011, nuestra consulta ha dado un paso más: ahora disponemos de un equipo de radiología tridimensional que nos permite hacer la planificación de los implantes sobre imágenes reales (no imágenes espejo) en la primera visita y todo en la propia consulta.

Podemos decir, como se constata por las fechas de aplicación de esta tecnología, que la consulta es pionera en esta técnica sin que suponga un precio mayor en lo que cuesta el implante dental.

Y es que esta tecnología tiene muchas e importantes ventajas:

  1. Se colocará el implante más adecuado en la posición y orientación más idónea.  La seguridad en el procedimiento es máxima: es como si lo hubiéramos colocado previamente en el paciente.
  2. En un 85% de las situaciones los implantes se colocan sin cirugía (implantes sin cirugía). Basta un pequeño orificio por donde pase el implante y se quede colocado en la posición más favorable. Apenas hay dolor ni inflamación, no son necesarios puntos de sutura porque no hay incisiones.

En este enlace, podrá ver la entrevista realizada en nuestra consulta por el programa “Saber Vivir”de TVE 1, en la cual explicamos gráficamente los usos y beneficios de los implantes dentales guiados por ordenador.

Si quiere información más técnica puede descargar a su ordenador un  artículo publicado por nuestro implantólogo en la sección de Universo científico de la Revista de Cirujanos Maxilofaciales (PDF 2,6MB)

El principio es muy sencillo, obtenemos una imagen real del área donde se va a colocar el implante con la radiología tridimensional y, en el momento, planificamos la colocación del implante ideal.

PRIMERO

El escáner tridimensional nos da toda la información sobre el hueso y estructuras circundantes (nervio dentario, raíces de dientes adyacentes, seno maxilar, etc).
Partimos de una información completísima tridimensional del área ósea: altura, grosor, densidad, etc.

SEGUNDO

Con esa información, planificamos el implante ideal para ese sitio: seleccionamos el tipo de implante que nos parezca más adecuado y dentro del tipo de implante el que tenga la longitud, diámetro, forma y plataforma protésica más apropiada.

Colocamos  el implante en el modelo tridimensional, ahí perfilamos la longitud, diámetro y demás características  para que sea el más acertado y le damos la orientación y posición  más conveniente.

TERCERO

Una vez satisfechos con esa planificación sólo queda transportar toda esa información a la práctica. Como los datos del equipo radiológico son muy precisos (no así en las ortopantomografías) estamos seguros que el implante que colocamos es el más adecuado, que se coloca en la posición y orientación más favorable y además lo hacemos sin cirugía (sin incisiones).