Anatómicas

De todas las complicaciones por la técnica de colocación de implantes, la única que realmente puede ocurrir es que en el fresado para hacer el espacio al implante dental en la mandíbula posterior se lesione-corte el nervio dentario inferior.

El nervio dentario es un nervio que va en el interior de la mandíbula posterior y sale a la superficie de la encía a la altura del  primer o segundo premolar. Es el nervio que recoge la sensibilidad de la zona del labio inferior correspondiente (derecho o izquierdo). Es el que hace posible que sepamos que tenemos un vaso apoyado en el labio cuando vamos a beber. No es un nervio motor, así que no afecta a la motilidad del labio, sólo recoge la sensibilidad de esa zona.

En casos en que haya habido mucha reabsorción de hueso (habitualmente por pérdida de las muelas hace mucho tiempo) o por idiosincrasia personal que hace que el trayecto sea muy superficial, hace que la altura para colocar el implante dental sea escasa y al ajustar el fresado se roce el nervio.

complicaciones implantes dentales nervio dentario

La lesión que se produzca como complicación de ese implante dental variará dependiendo del grado de lesión que se haya producido. Si la lesión es pequeña, la sensibilidad se recuperará con el tiempo, en casos de lesión total del nervio, la sensibilidad sólo ser recuperará parcialmente con el tiempo.

Insistimos que esta complicación produce disminución de la sensibilidad no de la motilidad.

Para prevenir la complicación de la lesión del nervio dentario disponemos de dos herramientas fundamentales: la experiencia de nuestros especialistas en implantes dentales y un escáner tridimensional que nos da una idea absolutamente exacta  y tridimensional de las longitudes de hueso y las distancias al nervio dentario.

Los ápices de los dientes a veces  no son rectos, otras veces están inclinados y en algunas ocasiones el espacio entre dos ápices es muy escaso y justo. A esto hay que añadir que nos movemos en tres dimensiones y espacios curvos, lo que hace que para colocar el implante adecuadamente es primordial que tanto el especialista en implantes dentales como su personal auxiliar tengo buena visión espacial y una amplia experiencia.

También en este aspecto es vital la información que proporciona el escáner tridimensional –la información que da una radiografía panorámica u ortopantomografía, es muy escasa cuando nos movemos en márgenes de error en torno a un milímetro-. Con el equipo de diagnóstico radiológico de la clínica dental en Madrid sabemos exactamente la distancia disponible y la orientación que tiene que llevar el implante para no dañar las raíces adyacentes.

Otra ventaja importante de la clínica dental Velázquez es la posibilidad de hacer una radiografía (en este caso, escáner o radiografía panorámica –ortopantomografía-) intraoperatoria al inicio del fresado para asegurarnos de que la orientación que se está dando al implante es la acertada.

 Para prevenir esta complicación de los implantes dentales también es importante disponer de implantes adecuados. En la clínica dental Velázquez disponemos de los implantes Tiny que por su forma y dimensiones hacen que el riesgo de esta complicación sea menor.

En alguna ocasión puede ocurrir que el hueso “se rompa”. En situaciones en que el hueso es muy fino, tenga curvaturas o una inclinación excesiva puede ser que se produzcan pequeñas fisuras en el hueso que rodea al implante.

También puede ocurrir en casos en que el hueso sea muy estrecho y haya que hacer expansión ósea. 

Por lo general, esta complicación no tiene más importancia si la estabilidad primaria del implante es buena. En casos en que se expongan espiras del implante habrá que completar la colocación del implante con un injerto óseo para recubrir la superficie del implante expuesta.

En casos muy complejos que ocurra esta complicación y el implante no logre una estabilidad primaria habrá que retirar el implante, regenerar la zona y volver a colocar otro implante dental pasado un tiempo.

La perforación del seno maxilar realmente no es una complicación de los implantes dentales. Es más, en las técnicas de elevación de seno, nos “metemos” en el seno maxilar. Evidentemente, un implante que esté “metido” en el seno sin hueso es ineficaz porque el seno es una cavidad.

Una complicación hipotética en relación a este supuesto es que el implante dental se “caiga” en el seno. Hoy día, esta complicación es  más que rara porque los implantes son roscados. En el inicio de los implantes dentales, cuando había unos implantes dentales que eran “impactados”, era más fácil que al empujar el implante se pasase al seno.